Acceder al contenido principalAcceder al menú principal

Logo de la UAMUniversidad Autónoma de Madrid

Acceso al BOUAM. Enlace externo. Abre en ventana nueva.

Cómo evaluar a distancia

AVISO: En esta página se proponen procedimientos y recursos para su estudio y análisis por los docentes.

Vídeos

Cuando se utilizan sistemas de evaluación no presenciales es imposible tener la certeza absoluta de qué conocimientos y competencias ha adquirido realmente el estudiante. Ni siquiera empleando un sistema de evaluación en línea síncrono, como la videoconferencia, puede llegar a afirmarse con absoluta rotundidad que el estudiante no cuenta durante la prueba con recursos no permitidos que alteren el resultado de la misma (p.ej. doble pantalla en el ordenador con información relevante para la prueba).

Es por ello que se vuelve imprescindible el uso de una evaluación continua.

A continuación, se describen distintos sistemas de evaluación que pueden ser utilizados en la docencia no presencial, así como la manera más adecuada para efectuar su implementación.

A la hora de seleccionar los sistemas de evaluación hemos de tener presente los requerimientos técnicos requeridos para su uso. Se recomienda antes de establecer el sistema:

  1. contactar con los estudiantes para conocer las dificultades técnicas que presenten en la actualidad; y
  2. en el caso de no presentar ninguno dificultades técnicas, hacer una prueba previa, no evaluativa, para confirmar si existen dificultades por conexiones a la red de baja velocidad.

Para garantizar la conservación de la prueba de evaluación, se recomienda que se realicen a través de Moodle.

 

Consideraciones generales

Las pruebas que se realicen han de estar diseñadas para que en la medida de lo posible se puedan hacer con apuntes, puesto que no hay forma de garantizar que estos no se van a utilizar.

Es por ello que aconsejamos revisar las actividades planteadas y comprobar que abordan los distintos niveles en lo que se organiza el conocimiento, según la taxonomía de Bloom (obtenido de Directrices para la evaluación de estudiantes):

  1. Recordar: reconocer, definir, enumerar, describir...
  2. Comprender: interpretar, ejemplificar, clasificar, resumir, inferir, explicar...
  3. Aplicar: ejecutar, implementar, calcular, resolver, predecir...
  4. Analizar: diferenciar, organizar, comparar...
  5. Evaluar: comprobar, criticar, defender, justificar...
  6. Crear: generar, planear, producir...

Aquellas actividades o preguntas que se centren en recordar son las más fáciles de contestar con apuntes, mientras que para las demás el estudiante tiene que haber profundizado en los contenidos.

Ten en cuenta que diseñar una evaluación formada por un amplio número de actividades que individualmente no supongan una gran carga de trabajo fomenta la motivación del estudiante.

Además, permite al docente ir conociendo su estado y evolución, de forma que puede decidir si es necesario intervenir. La clave de este método está en proporcionar una buena retroalimentación de las tareas que ha realizado, o incluso de las que no han entregado aún (borradores), buscando dar importancia al aprendizaje y no a las calificaciones.

Consecuentemente, proporciona un cronograma a tus estudiantes en el que incluya las diferentes tareas que le quedan por hacer, de manera que pueda gestionar su tiempo a lo largo de las próximas semanas.

En el este enlace te presentamos de manera esquemática las posibles modalidades de prueba de evaluación final.
 

Posibles sistemas de evaluación a distancia

Cuestionarios

Esta modalidad es la más parecida a las pruebas de evaluación tipo test y de preguntas cortas.

Tipos de preguntas más frecuentes:

  • Preguntas de opción múltiple con una única respuesta correcta.
  • Preguntas de respuesta abierta, conocidas como ensayo.
  • Combinación de ambos tipos de pregunta.

Medidas disuasorias que puedes aplicar para minimizar las posibilidades de copia

1. Puesto que no es posible evitar el uso de recursos adicionales durante la realización de la prueba, se recomienda que se diseñe de forma que no importe que el estudiante cuente con ellos. Por lo tanto, asegúrate de que tus preguntas no se centran únicamente en recordar contenidos.

2. Puedes crear un mismo cuestionario para todos los estudiantes en el que tanto las preguntas como las respuestas se muestren en distinto orden en pantalla.

3. Puedes crear un cuestionario con preguntas diferentes para los estudiantes, que respete dos reglas esenciales: (1) igual nivel de complejidad en las alternativas generadas, y (2) número compensado de preguntas por tema. Con este sistema el número de preguntas coincidentes serán más reducido y, aún siendo coincidentes, el orden en el que se presenten será diferente.

4. Penaliza las respuestas incorrectas.

5. Puedes definir el número máximo de preguntas que quieres que se muestren simultáneamente en pantalla (p. ej. que aparezcan de una en una).

6. Configura el cuestionario para que no muestre las respuestas correctas hasta que finalice el período de realización de la prueba de evaluación.

 

Más información.

Proyectos y portafolios

Tanto proyectos como portafolios tienen en común que su realización se extiende a lo largo de un periodo de tiempo extenso. Durante ese tiempo puede supervisarse el trabajo del estudiante a través de diferentes entregas, definidas por el docente o por petición del estudiante.

De esta forma, en cada hito (o entrega) el estudiante puede recibir una retroalimentación por parte del docente para conocer en qué punto del proceso de aprendizaje se encuentra, dónde debería estar y qué le queda para alcanzar la situación deseada.

Este tipo de proyectos permiten trabajar todas las categorías en las que se organiza el conocimiento según la taxonomía de Bloom.

Estas serían algunas de las opciones a considerar cuando definas tu proyecto:

  • Número de tareas que componen el proyecto o portafolio: varios proyectos pequeños, un proyecto escalable a ir completando poco a poco.
  • Si son individuales o en grupo.
  • Formato de entrega: un documento, una presentación, una hoja de cálculo, un vídeo, una exposición en directo a través de videoconferencia, etc.
    • En el caso de redacciones, es imprescindible utilizar Turnitin para asegurar que no ha habido copia con otros proyectos y entre los estudiantes.

Asimismo, hay otro par de aspectos relacionados con la definición del proyecto que es importante tener presente, especialmente como parte de la docencia no presencial.

El primero, te proponemos que incorpores en toda tarea un apartado de reflexión sobre la actividad hecha, siempre individual. En él se puede animar al estudiante a reflexionar sobre el proceso de aprendizaje que ha experimentado, las dificultades que ha encontrado y cómo las ha abordado. Una extensión máxima de 400 palabras puede ser suficiente para que el docente evalúe la autoría del proyecto y si se han integrado los conocimientos esperados.

El segundo es proporcionar a los estudiantes previamente los criterios de evaluación de cada tarea. Esto puede hacerse a través de guiones y rúbricas, según las situaciones de aprendizaje:

  • La rúbrica indica claramente qué es un buen resultado, generando por consiguiente seguridad en el estudiante
  • El guion le da más libertad en su ejecución debido a las diferentes interpretaciones que cada uno hará del mismo.

En ambos casos el estudiante tendrá claro qué se espera de su trabajo, lo cual le permite conocer mientras realiza la actividad con qué calidad la está llevando a cabo; es decir, le permite autoevaluarse. Aún más importante, le permite evaluar su proceso, no únicamente su resultado; siendo este un aspecto clave de la autorregulación.

 

Más información.

Debates

Los debates fomentan el diálogo entre estudiantes y con los docentes, logrando trasladar esa sensación de cercanía y "de clase" al medio no presencial.

Pueden planificarse entorno a temas de interés de los estudiantes o conceptos teóricos trabajados y su relación con temas cotidianos, así como para profundizar en contenidos.

Además, permite trabajar competencias transversales como la expresión escrita, la argumentación y el respeto.

Opciones a considerar:

  • Asíncrono (foro) o síncrono (chat o videoconferencia).
    • La videoconferencia es adecuada si el grupo tiene un número reducido de estudiantes o has creado grupos de trabajo y nombrado un ponente para cada uno de ellos.
  • Complementar la actividad con una encuesta para conocer qué ha funcionado.

 

Más información.